jueves, 3 de julio de 2008

Charles Hodge

N. en Filadelfia (Pennsylvania). Hijo menor de una familia de cinco hijos, bien pronto conoció la desgracia al quedar huérfano de padre a la edad de seis meses. De modo que toda la educación y cuidado del niño recayó sobre la madre, María Blanchard, descendiente de hugonotes franceses, heredera del fuerte carácter y viva religiosidad de éstos, ejercerá una poderosa influencia sobre el más pequeño de sus hijos. Presbiteriana convencida, educó a su familia en la Fe de Westminster, fe de la cual hijos y nietos nunca llegaron a apartarse.

Convertido a la edad de 18 años, como resultado de un avivamiento mientras estudiaba en el College de Princeton en 1815, Charles se matriculó en el seminario en 1816, junto a otros veintiséis estudiantes, bajo la enseñanza de los dos únicos profesores de aquel entonces, Alexander y Miller. Hodge llegó a ser un fiel discípulo de Alexander de quien se puede decir que aprendió todo: un conocimiento sólido del calvinismo unido a una ferviente espiritualidad evangélica, junto a una rigurosa adaptación de la filosofía escocesa del sentido común, que el seminario mantuvo hasta el final.

Graduado el 28 de septiembre de 1819, recibió, un mes más tarde, la licencia para predicar el Evangelio. Un fuego ardía en su pecho: la salvación de almas y la propagación de la sana doctrina. Así que cuando se le propuso como profesor asistente de Literatura Bíblica y Exégesis, en el seminario del que acababa de graduarse, rechazó el ofrecimiento, ya que para él no había privilegio mayor que la predicación del Evangelio. Anotamos esto porque su merecida fama como teólogo sistemático tiende a anular sus muchos otros merecimientos como hombre de Iglesia. Además su voluminosa teología sistemática apareció casi al final de su vida, fruto maduro de toda una vida de acción y servicio al pueblo de Dios. En su propia época Hodge se hizo admirar más por otros muchos merecimientos que por los que su obra cumbre le reportó.

Tan pronto como en 1820 lo vemos enseñando en Princeton junto a sus dos antiguos profesores, Alexander y Miller. Tal fue el efecto que produjo sobre ellos que éstos le recomendaron a la Asamblea de la Iglesia como profesor regular.

En el año 1822 se casó con Sara Bache, fruto directo de sus labores evangelísticas, pues había sido convertida por medio de una de sus predicaciones. La feliz pareja tendrá ocho hijos.

Hodge dedicó más de medio siglo de su vida a la enseñanza y preparación de candidatos al ministerio cristiano. Se calcuca que unos 3000 estudiantes pasaron por sus clases durante esos cincuenta años. El día que se conmemoró semejante acto todas las tiendas y negocios de Princeton cerraron sus puertas para manifestar su admiración y respeto por el homenajeado. Hodge solamente se ausentó de su cátedra de enseñanza durante un período de dos años, que aprovechó para estudiar en instituciones de Europa. La motivación de este paso surgió de su sincero convencimiento de lo inadecuado de su preparación en lenguas bíblicas y orientales y en crítica bíblica, propia de la erudición teológica germana. Así que, en 1826, por el nombre y la buena reputación del seminario y en interés de su propia formación teológica, decidió marchar a Francia y Alemania para estudiar con los mejores profesores en el campo de las ciencias bíblicas. En Alemania estudió el idioma con el joven George Müller (v.), sin que aún pudiera adivinarse el futuro líder de los Hermanos y fundador de los célebres orfelinatos. También tuvo ocasión de oír predicar a F.D.E. Schleiermacher (1768-1834), el padre del liberalismo religioso moderno.

Hodge dio una orientación definitivamente científica a su labor teológica, en el sentido de estudio riguroso y bien articulado, en la mejor tradición de la teología cristiana de todos los tiempos.

No fue sólo un teólogo sistemático preocupado por poner en orden la multitud de textos bíblicos respecto a las diversas verdades doctrinales de la fe cristiana, fue también un insuperable comentarista. De ello dan fe sus admirables comentarios a Romanos, Efesios, 1ª y 2ª Corintios. En ellos se revela el erudito minucioso, el conocedor de los idiomas originales, el teólogo capaz de traer los detalles a la luz de su plan general, el pastor de almas, siempre a la escucha de la voz del Maestro.

Consumó la gran obra de su vida con la publicación en tres volúmenes de su Systematic Theology (1872), justamente seis años antes de su muerte. Permanece como la más efectiva presentación americana del calvinismo evangélico, de modo que aún hoy continúa utilizándose. "Las dificultades nunca parecen complicadas en las manos de Hodge -escribe el pastor del Metropolitan Tabernacle de Londres, Peter Masters-. Aquí, la teología sistemática ofrece una sonrisa amistosa".

Murió el 19 de junio de 1878.

Fuente: Editorial Clie
bY LeMS

12 comentarios:

  1. De Gran Valor sus publicaciones, adelante mis hermanos, preciosa labor.
    Pastor Luis Mungaray

    ResponderEliminar
  2. comparto plenamente el comentario de Luis, y sigan adelante propagando la fe reformada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por su comentario hermano Eduard.

      Eliminar
  3. bendiciones y sigan proclamando la fe reformada, saludos desde la patagonia donde es muy dificil conseguir e incluso encontrar una iglesia reformada y gracias por acercarnos este conocimiento.

    ResponderEliminar
  4. Luis y Eduardo:

    Gracias por sus comentarios,que bueno que este humilde blog esta siendo de bendicion.

    saludos cordiales.

    Lenin

    ResponderEliminar
  5. hermanos gracias por sus servicios

    ResponderEliminar
  6. Buen aporte a la ciencia bíblica...grandes verdades

    ResponderEliminar
  7. Excelente, definitivamente es mi teólogo favorito. Dicen que es bueno de vez en cuando, mirar hacia un ejemplo humano de cristiano piadoso, respetado, erudito y sobre todo, celoso por la verdad, cuando me dicen esto, viene a mi mente en primer plano: Charles Hodge. Quiero conocer más sobre su vida.

    Lenin, hermano, como siempre, excelente. Te agradezco mucho, querido hermano. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada mi estimado hermano, siempre es un placer servir. Te mando un fuerte abrazo.

      Eliminar
  8. me parece maravilloso, quisiera tener correspondencia de estas notas y de ustedes también.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estamos a sus ordenes, escriba al correo: mendez0211@gmail.com.

      Saludos

      Eliminar