miércoles, 30 de enero de 2013

Pedro Mártir Vermigli



(1499-1562)

Era natural de Florencia, y sufrió el influjo de Juan de Valdés en Nápoles. Tras varios esfuerzos fallidos de promover la reforma en Italia, huyó a Zurich y luego a Estrasburgo, donde fue profesor de teología. En el 1547, a petición del arzobispo Cranmer, fue a Inglaterra para servir como profesor de teología en Oxford. Posiblemente sus opiniones hayan sido impactadas por el Libro de oración común de 1552, así como por los Cuarenta y dos artículos del año siguiente. En el 1553 regresó a Estrasburgo, y tres años más tarde vino a ser profesor de hebreo en Zurich. Ocupó esa posición hasta su muerte en el 1562.

La importancia de Pedro Mártir Vermigli en el desarrollo de la ortodoxia reformada se encuentra más en cuestiones metodológicas que de contenido. Esto se debe a que, aunque en el contenido de su teología Vermigli se aproximaba a Calvino y Bucero, su metodología llevaba el sello de Aristóteles en mucho mayor grado que cualquiera otro teólogo reformado de su época. Había estudiado en Padua durante ocho años, y la universidad de esa ciudad italiana era el centro de un gran renacer del aristotelismo. Mientras estaba todavía en Italia, estableció en Lucca una escuela en la que se estudiaba tanto la Escritura como a Aristóteles, con la esperanza de lograr una reforma de la Iglesia por esos medios. Fue en esa escuela que Zanchi recibió buena parte de su instrucción teológica. Posteriormente, cuando Pedro Mártir era profesor en Estrasburgo, incluyó entre los temas sobre los cuales dictó conferencias la Etica de Aristóteles.

Luego, Pedro Mártir Vermigli introdujo en la teología reformada una metodología que tendría gran importancia en el desarrollo posterior de esa teología. Mientras Calvino partía de la revelación concreta de Dios, y siempre tuvo un sentido sobrecogedor del misterio de la voluntad divina, la teología reformada posterior cada vez más tendió a seguir un proceso deductivo que se iniciaba en los decretos divinos y a partir de ellos se movía a los casos y circunstancias particulares. Por tanto, aunque Pedro Mártir Vermigli no participó personalmente en el debate, la controversia posterior entre infralapsarianismo y supralapsarianismo fue el resultado del método que él introdujo en la teología reformada.

Ese método es también la razón por la que los teólogos reformados posteriores colocaron la doctrina de la predestinación bajo el encabezado de la doctrina de Dios, abandonando así la práctica de Calvino de colocarla bajo el encabezado de la soteriología.

fuente: 

Historia del Pensamiento Cristiano
Tomo: III
Justo L. Gonzalez
Paginas: 273-274

Soli Deo Gloria

LeMS

2 comentarios: